Iniciemos confirmando que una habilidad la tiene una persona cuando es capaz de realizar una tarea, mientras que una competencia es cuando esa tarea se realiza con experiencia y conocimiento.

Se presenta un futuro diferente en la manera que veníamos trabajando, así que tanto emprendedores, colaboradores y empresas tendremos que adaptarnos a un nuevo panorama y, para enfrentarlo, deberemos desarrollar competencias necesarias para hacer una transformación.

El mercado laboral automatizado y digital se intensificará, por lo que desarrollar habilidades tecnológicas será esencial, aunque sin dejar de lado las soft skills o habilidades blandas, mismas que se cotizarán al alza.

 

Habilidades tecnológicas (fuertes)

 

  • Python. lenguaje de programación de código abierto, orientado a objetos, fácil de entender, similares a Java o Ruby.
  • Javascript lenguaje de programación interpretado, dialecto del estándar ECMAScript. Se define como orientado a objetos, ​ basado en prototipos, imperativo, débilmente tipado y dinámico.
  • Typescript. lenguaje de programación libre y de código abierto desarrollado y mantenido por Microsoft.
  • React Native marco de aplicación móvil de código abierto creado por Facebook. Se utiliza para desarrollar aplicaciones para Android, iOS, Web y UWP
  • Firebase plataforma para el desarrollo de aplicaciones web y aplicaciones móviles
  • React (Web).  librería Javascript focalizada en el desarrollo de interfaces de usuario.

Habilidades blandas

 

  • Pensamiento crítico, aplicamos el pensamiento crítico para intentar discernir la realidad de lo que nos dicen y percibimos a partir del análisis de los razonamientos para explicar lo científico.
  • Creatividad, en un mundo el que “todo está inventado”, las empresas se interesan por captar a los profesionales más creativos, con ideas originales y que aportan ingenio a sus productos y servicios.
  • Innovador, las organizaciones buscan contar con profesionales que dejen a un lado los miedos y se atrevan a dar pasos hacia adelante, proponiendo ideas innovadoras.
  • Espíritu colaborativo, Una personalidad abierta y colaboradora atrae y fideliza clientes
  • Capacidad de adaptación, los colaboradores más demandados son precisamente los que se muestran dispuestos a salir de su zona de confort
  • Resiliencia, las empresas buscan profesionales que no se asusten ante la adversidad y que, además, sepan sortearla con creatividad, saliendo fortalecidos
  • Tolerancia al estrés, especialmente dentro del área de servicios, ser capaz de trabajar bajo ciertos niveles de estrés y presión es fundamental para llegar a los objetivos marcados
  • Autonomía, las compañías buscan profesionales en los que puedan delegar, de modo que cada cual, en función de su puesto y/o cargo, asuma sus funciones resolutivamente.
  • Liderazgo, las empresas demandan de forma creciente líderes que, lejos de infundir miedo o intimidación, transmitan apertura, empatía y confianza. Mueven a la gente por emociones positivas.
  • Respeto a la Diversidad, las organizaciones buscan incorporar a sus plantillas profesionales que representen la realidad en la que viven, diversa por naturaleza, y que sepan interrelacionarse con todos los públicos sin actitudes ni sesgos discriminatorios.

 

Artículo por:
Lic. Luz del Carmen García
Socio Consultor
Great Team – Excelencia en Capital Humano
www.greatteam.mx

boton-subir-pagina
Subscríbete a nuestro Newsletter

Subscríbete a nuestro Newsletter

Mantente actualizado sobre noticias fiscales y laborales, NOM-035 e interesantes artículos sobre Administración del Talento Humano.

¡Te suscribiste correctamente!

Share This